Cuenta la historia que tus clientes si quieren oír de ti

0
958
Fuente de la imagen: Simpsons World

 

¿Aún no puedes encontrar la manera correcta de atraer a tus clientes, y ganar su corazón (sus bolsillos cof cof)? Nada mejor para inspirar y crear un vínculo con las personas que una gran historia.

¿Sorprendido?, aunque parece contraintuitivo las relaciones públicas son un excelente canal de adquisición para una Startup. Y aunque sea algo muy simple, te aseguro que te dará tantos resultados que pensarás: “¿por qué no lo hice antes?”

Hay tres tipos de historias que puedes contar en cada etapa de tu proyecto y cada una de ellas tiene resultados y objetivos diferentes. La historia de tu cliente, tu historia personal y la historia de tu empresa. Así es como debes usarlas correctamente:

La historia de tu cliente (Etapa de tracción)

Usa esta historia para que el mundo vea cómo tu producto o servicio cambió la vida a alguien más. Así incrementarás el conocimiento de marca y el engagement. Usualmente estas historias son las primeras en volverse virales.

Como diría Simón Sinek en su charla en TED: Cómo los grandes líderes inspiran a la acción, “…la gente no compra lo que haces; sino, compra el porqué lo haces”. Enfócate en decirle a las personas cómo cambiaste la vida de alguien, cuál es el valor que recibió de tí para superar sus retos, y lo feliz y práctica que es su vida ahora.

En tu historia puedes agregar un testimonio y usar herramientas de video, texto, fotos o audio, para crear una conexión única con las personas y que se animen a dar el siguiente paso y se conviertan en tus clientes.

Un ejemplo es Subway, quien decidió contar la historia de Jared Fogle, un universitario con obesidad. Fogle pesaba 193 kilos en 1998, pero después de comer diariamente dos sándwiches bajos en grasa de Subway, bajó 111 kilos en sólo 11 meses, convirtiéndose en un ejemplo de cómo la cadena de comida rápida era nutritiva. Subway no dudo ni un segundo en llamarle para que apareciera en sus anuncios comerciales y contara su historia para atraer a más clientes.

Contar la historia de tu cliente te ayuda a crear credibilidad en tu producto y crecer tu mercado; es más probable que captes la atención con una buena historia, que pretender posicionarte con la descripción de funciones de tu producto.

Tu historia personal (Etapa de escalamiento)

Contar tu propia historia te ayudará a captar la atención de los medios y futuros clientes en ti. Esta historia es igual de importante que la anterior, pues creará confianza y un vínculo personal con las personas mostrando cómo superaste tus retos y pasaste de 0 a 1.

Para contar tu historia enfócate en dos cosas: primero, qué te llevó a hacerlo y en segundo, cuál fue el camino que recorriste, pero, si eres de los pocos valientes que se atreven a expresar más de su vida personal, entonces cita lecciones de vida que hayas experimentado, pues inspiran y crean lealtad a la marca.

Las personas quieren identificarse con una persona auténtica que comparta sus mismas ideas, preocupaciones y retos cuando compran. Según el libro “The human brand” personas caracterizadas por ser serviciales, honestas, confiables, generosas, justas y empáticas, son vistas como autoridades dignas de respetarse.

Un ejemplo de esto es Sten Kirkbak, después de perder a su hijo Filip, de 3 años, durante treinta minutos en un centro comercial, se inspiró para crear FiLIP, un smartwatch que ofrece a padres e hijos la posibilidad de estar conectados y la tranquilidad de localizar al niño en cualquier lugar.

Según Sten, el día que su hijo se extravió, estaba mortificado y ansioso por no saber si volvería a verlo, pero al final logró encontrarlo gracias a los empleados de la plaza. Tras vivir esa mala experiencia decidió que no debía permitir que otro padre pasara por lo mismo. Por eso creó un smartwatch para niños con geolocalización y llamadas celular, el cual nombró como su hijo.

Su historia apareció en Cnet, Fast Code Design, Techcrunch, muchos padres alrededor de los Estados Unidos se sintieron identificados con Sten y se convirtieron en sus primeros clientes.

Obviamente no tienes que buscar cuál es el relato más trágico que has vivido en familia, sino tratar de ser tu mismo a la hora de decidir cómo contar tu historia, ten por seguro que más de uno se identificará contigo, así que sal a compartir tu historia.

La historia de tu empresa (Etapa de consolidación)

Usa esta historia para lograr que el mejor talento llegue a tu empresa y para que tus clientes vean el lado humano de tu marca. A nadie le gusta escuchar historias corporativas y aburridas, así que intenta mostrar cómo tu equipo trabaja, convive, superan juntos los retos de todos los días y expresan la cultura de tu empresa.

En una empresa es difícil elegir qué historia contar, así que documenta cada logro, aperturas, cambio de imagen, franquicias, reconocimientos, talleres y principalmente, cómo evolucionó tu equipo en cada transición.

Un ejemplo de esto es la historia de Pedro Cruz, director e hijo de Rodolfo Cruz, fundador de Zapato Guante, una empresa poblana fundada en 1997, líder en zapato especializado. Curiosamente Pedro se graduó como oficial de la fuerza aérea en Zapopan con especialidad en electrónica; tras sufrir una incapacidad hace que deje el trabajo y con el tiempo descubre que su verdadera pasión es dirigir su propia empresa.

En entrevista con Capital Emprendedor Pedro cuenta la historia completa de Zapato Guante y cómo es posible emprender sin tener un sólo conocimiento de negocios.

No necesitas que te entrevisten en la radio para contar esta historia, puede ser tan simple como una página en tu web que muestre a tu equipo. Mira cómo lo hace Hanno.

Ahora detente por un momento y piensa en qué etapa se encuentra tu empresa, comienza a contar tu historia hoy, porque más que posicionamiento de tu marca, lo que vas a lograr con esto es generar identidad y un vínculo emocional único con las personas para que se conviertan en portavoces de tu empresa.